Organizaciones y centros científicos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2014-11-26

PUCV y Samsung premiaron a las mejores soluciones para el futuro

Los proyectos cient√≠ficos de Colina y Chill√°n resultaron ganadores entre 185 iniciativas en competencia, transform√°ndose en los favoritos del jurado y del p√ļblico. Entre los premios se ofreci√≥ una sala interactiva para cada establecimiento ganador, tablets para los alumnos y profesores participantes, la asistencia a campamentos cient√≠ficos y otros incentivos. Informaci√≥n de Juan Paulo Rold√°n en Prensa PUCV.

Un estudio donde se evaluó la capacidad que tienen los polímeros para mejorar la eficiencia del riego en los tomates y una cartografía que permita analizar la contaminación de las aguas utilizando una serie de bioindicadores fueron los dos proyectos ganadores en el Concurso “Soluciones para el Futuro”, organizado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y Samsung Electronics Chile.

El certamen -donde participaron más de 185 establecimientos escolares de distintas ciudades del país- busca incentivar a los alumnos y profesores para que desarrollen proyectos de ciencia y tecnología que generen un impacto en el aprendizaje, junto con favorecer el acercamiento de los estudiantes con la innovación y el emprendimiento en sus comunidades más cercanas.

La premiación se efectuó en el Centro de Estudios Avanzados de la PUCV, ubicado en Santiago, y fue encabezada por el rector de nuestra Casa de Estudios, Claudio Elórtegui; el gerente de Ciudadanía Corporativa de Samsung Electronics Chile, Germán Sáenz; la decana de la Facultad de Ciencias de la PUCV, Rosa Vera; la directora del Instituto de Biología, Vitalia Henríquez, entre otros académicos y autoridades.

El rector Elórtegui indicó que para la Católica de Valparaíso este concurso representa un motivo de gran satisfacción, considerando la creatividad de las propuestas ofrecidas por los alumnos y profesores junto con la diversidad de los establecimientos que se interesaron por desarrollar “soluciones para el futuro”.

“Este concurso apunta a un elemento central como es la formación en ciencia, tecnología e innovación con nuestros jóvenes estudiantes. Esta área a nivel internacional es clave en la determinación de los niveles de calidad en la educación y también nos permitirá avanzar para alcanzar el desarrollo en nuestro país, en la lógica de pasar a una estructura de producción no sólo centrada en recursos naturales”, indicó.
El otro equipo ganador fue el conformado por el Colegio San Antonio de Colina, quienes ofrecieron el proyecto titulado “Cartografía de contaminación de aguas a partir de la teoría de bioindicadores”.

El otro equipo ganador fue el conformado por el Colegio San Antonio de Colina, quienes ofrecieron el proyecto titulado “Cartografía de contaminación de aguas a partir de la teoría de bioindicadores”.

Por su parte, Germán Sáenz de Samsung Electronics Chile señaló que se recibieron más de 185 iniciativas y entre las 20 mejores se eligieron 18 que provenían de regiones, donde la mayoría se inclinó por la temática medioambiental, principal preocupación entre los escolares.

“Nuestro quehacer es la innovación.En este caso, quisimos fomentar la innovación de los futuros líderes de Chile para que encontraran soluciones de un futuro mejor, que se comprometieran y pusieran en práctica lo aprendido en el colegio para llegar a un resultado mejor a las actuales”, complementó.

Sobre el vínculo con nuestra Universidad, Sáenz agregó que “nos acercamos a la PUCV pues habían desarrollado este concurso hace dos años. Buscamos potenciarlo y la alianza fue extraordinaria, la recepción que tuvimos fue muy buena, contamos con una excelente disposición para trabajar juntos y encontramos muchos puntos en común en lo que se perfila como el principal concurso científico escolar a nivel nacional”, indicó.

Decana de Ciencias: “seleccionamos a los mejores”

La organización del concurso en la PUCV recayó en la Facultad de Ciencias, liderada por la decana Rosa Vera y el encargado de Vinculación con el Medio, Felipe Aguilar, quienes se preocuparon de revisar cada una de las iniciativas que llegaron.

“Fueron seleccionados los mejores. Los alumnos se incentivaron con la ciencia, lo que va a incrementar ese espíritu, que desde la ciencia básica llega a la innovación y el emprendimiento, un aspecto que busca nuestra Universidad para desarrollar productos novedosos u obtener alguna información valiosa para el país. Estamos muy contentos y esperamos continuar a futuro”, explicó.

Un jurado especializado escogió a los cinco proyectos finalistas, mientras que los ganadores fueron seleccionados por votación popular, registrándose más de 12.000 votos. Uno de los principales atractivos del concurso fueron los premios que consistieron en una Sala Interactiva Samsung, que incluye 30 tablets y una pantalla interactiva multi-táctil de última generación.

Los colegios dieron a conocer sus proyectos de modo audiovisual

Los ganadores del concurso fueron el Colegio San Vicente de Chillán, quienes realizaron la propuesta titulada “Aumentando la eficiencia del riego a través de polímeros” donde probaron con gelatina, colapez, sacarosa, musgo y algas para retener el agua y permitir que las plantaciones de tomates sobrevivan luego de varios días sin regarse.

La profesora de Química del establecimiento, Rosa Ríos, planteó que la investigación surgió por inquietud de los escolares, quienes querían hacer ciencia, ir a los laboratorios e investigar. Luego comenzaron a encauzar su hipótesis: debido a la estructura molecular de los polímeros que tienen la capacidad de retener agua en diferentes cantidades.

“Pensamos en usar la gelatina, después ellos investigaron sobre la formación de los elementos y llegaron a los polímeros, luego descubrieron que también están presentes en las algas y los musgos. Las algas las extrajeron de Tumbes, una localidad cercana a Talcahuano. Los jóvenes concluyeron que las plantas crecieron mejor con los polímeros naturales como las algas y el musgo”, indicó.

El otro triunfador del certamen fue el Colegio San Antonio de Colina, quienes ofrecieron el proyecto titulado “Cartografía de contaminación de aguas a partir de la teoría de bioindicadores”. El equipo liderado por los profesores Gonzalo Escobar y Nicole Abarca, utilizó bioindicadores a través de las cebollas en una zona donde se plantan vegetales, papas y lechugas en un contexto marcado por la industria minera y la utilización de fertilizantes artificiales.

Los alumnos de entre 7° básico y 3° medio analizaron el agua del tranque Las Tórtolas y se midió el impacto a través del crecimiento de las raíces de las cebollas, donde se concluyó que no existe certeza respecto a la contaminación que efectúan los tranques de relave.

“Para nosotros ha sido muy importante trabajar en un proyecto de investigación científica, no sólo por el ámbito académico que involucra sino que también por la relación que existe en cuanto al apoyo de la comunidad, pues se incorporaron inquietudes que estaban muy latentes en Colina y faltaba el espacio para poder profundizar en temáticas como la escasez de agua y la contaminación que podría existir”, indicó el profesor de Geografía, Gonzalo Escobar.

“Nosotros trabajamos con los bioindicadores y analizamos las muestras. Los otros colegios de la comuna nos apoyaron y nos gustaría armar una feria científica. También contamos con apoyo en el área audiovisual, es un grupo amplio de trabajo. No teníamos sala de computación así que este concurso es un tremendo aporte para nosotros, pues es primera vez que participamos en un concurso científico de estas características”, agregó la docente de Biología, Nicole Abarca.

Los otros tres finalistas del Concurso fueron: el Colegio Andrés Bello de El Belloto, quienes ofrecieron un novedoso uso para el Aloe Vera disminuyendo la corrosión para acero al carbono; el colegio Liahona de Pucón que presentó un método para generar energía a través de los pasos utilizando los iones negativos y positivos del cuarzo; y la Escuela Las Garzas de Chimbarongo que crearon un aceite fungicida con aceites naturales provenientes del quillay, litre, peumo y espino.

Información de Juan Paulo Roldán en Prensa PUCV.

volver



Otros articulos de Divulgación