Organizaciones y centros cient铆ficos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2014-11-20

Exploran potencial del estudio de genes en cultivo de recursos marinos magall谩nicos

La informaci贸n que se obtiene de estas nuevas aproximaciones tecnol贸gicas del ADN, permiten, por ejemplo, entender c贸mo los organismos responden a enfermedades, o determinar cu谩les son los genes implicados, lo que puede ayudar a una mantenci贸n y mejor explotaci贸n futura. Nota en Universidad de Magallanes.

La genómica es el conjunto de técnicas dedicadas al estudio integral del funcionamiento, el contenido, la evolución y el origen de los genomas. Tiene como objetivo predecir la función de los genes, a partir de su secuencia o de sus interacciones con otros genes.

En la actualidad, su desarrollo está impactando, fuertemente, en las ciencias marinas, incluso en nuestra región. Es por ello que la Universidad de Magallanes, a través de la carrera de Biología Marina y en conjunto con el Instituto Antártico Chileno (INACH), organizó un simposio denominado “Aplicaciones Genómicas en Ciencias Marinas y Manejo de Recursos: experiencias  entre el Pacífico y la Patagonia”, que reunió a destacados investigadores regionales, y contó con la participación especial del científico del Instituto Francés por la Explotación del Mar (IFREMER), Yannick Gueguen.

Marcelo González, investigador del Laboratorio de Biorecursos Antárticos del INACH, destacó que la información que se obtiene de estas nuevas aproximaciones tecnológicas del ADN, permiten, por ejemplo, entender cómo estos organismos responden a enfermedades, o determinar cuáles son los genes  implicados, lo que puede ayudar a una mantención y mejor explotación futura. También entregan información básica asociada a la adaptación de estos organismos en ambientes extremos. De hecho, agregó, se están realizando varios proyectos de Genómica de organismos tanto Antárticos como sub-antárticos, y ya se han caracterizado los genes de importantes recursos marinos, como son la centolla y el erizo Antártico.

El investigador francés, en tanto, cree que es fundamental tener estas consideraciones, ya que, a su juicio, “aunque en Magallanes no tengan mucho cultivo de moluscos, y no exista ni el de la centolla ni el del erizo, va a llegar un momento que quizás van necesitar cultivar por escasez del recurso, entonces, en ese caso, uno debe tener una línea de base de qué puede pasar con esos organismos”.

Un ejemplo es la tesis de magíster en Ciencias Biológicas que la estudiante de postgrado de la UMAG, Rocío Urtubia, lleva adelante, referida a la identificación de la flora bacteriana intestinal del bacalao de profundidad. “Mi idea es hacer un plan de manejo, por si hay problemas en los cultivos cuando ya estén aclimatados y, en definitiva, esté bien formado el cultivo del bacalao. De esta forma, si llegasen a existir inconvenientes de mortalidad o contaminación del agua, ya va a haber un patrón que va a indicar qué poder hacer”.

La bióloga marina explicó que el objetivo final es encontrar bacterias del mismo pez que sirvan como probióticos, para poder ayudar al cultivo en casos de enfermedades o carencia de fuentes de nutrición.

Nota en Universidad de Magallanes.

volver



Otros articulos de Ciencia