Organizaciones y centros científicos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2014-11-17

Inauguran primera planta piloto de biocombustibles de segunda generación del país

Las instalaciones ubicadas en Concepción buscan obtener etanol, principalmente, a partir de residuos de la industria forestal. Información de Ximena Cortés en Panorama UdeC.

Demostrando la validez de la triple hélice, que involucra a la academia, sector productivo y sector público, como aporte al desarrollo regional, esta mañana se realizó en la UdeC la ceremonia de inauguración de la primera Planta Piloto de ‚Ä™Biocombustibles‚Ĩ de segunda generación del país, un hito en el desarrollo de nuevas alternativas energéticas para Chile.

En este laboratorio, se evaluarán las condiciones necesarias para la obtención de etanol, biocombustible generado a partir de biomasa de lignocelulósicos (forestal y plantas en general).

“La Planta de biocombustibles de Bioenercel fue diseñada para ser una planta versátil, para producir biocombustibles que podamos poner en nuestros vehículos. Mientras el mundo se mueve hacia las energías renovables, Chile es un país completamente dependiente del petróleo importado. Esta planta piloto viene a usar el recurso que tenemos en la región del Bío Bío, el recurso forestal, para transformarlo en bioetanol que podamos poner en nuestros vehículos y hacer más favorable la balanza comercial en Chile y generar riqueza a nivel local”, explicó Jaime Rodríguez, director del proyecto Bioenercel.

A su juicio, “la proyección de un país como Chile es moverse hacia una bioeconomía forestal donde del recurso forestal no sólo salga papel y madera, sino también otros productos como biocombustibles y biomateriales”.

Creado en 2008 gracias a aportes de Corfo, el Consorcio Tecnológico Bionercel es una alianza entre la UdeC, la Universidad Católica de Valparaíso, Fundación Chile y las tres empresas forestales más grandes del país, Arauco, CMPC y Masisa. “Es un motivo de orgullo haber podido formar esta alianza tan fuerte”, sostuvo el Dr. Rodríguez.

Por su parte Christian Villagra, gerente de este Consorcio Tecnológico, señaló que “el funcionamiento de Bioenercel es un híbrido entre una empresa privada y el mundo académico, que son mundos totalmente diferentes. Uno de los logros de Bioenercel es, precisamente, conjugar los diferentes intereses de cada uno de estos mundos, con un objetivo final que es la formación de biocombustibles, formación de capital humano y lograr esta planta piloto que es el hito relevante ya que es la única en Chile y en Latinoamérica”.

La ceremonia de inauguración fue encabezada por el Rector Sergio Lavanchy, y en ella estuvieron presentes el  vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitrán; el rector de la Universidad Católica de Valparaíso, Claudio Elórtegui; la Seremi de Energía, Carola Venegas; el vicerrector de Investigación y Desarrollo de la UdeC, Bernabé Rivas, así como autoridades universitarias y representantes de las empresas asociadas.

En la ocasión el Rector Lavanchy destacó lo exitoso de esta iniciativa. “Muchas veces estos proyectos entre universidad y sector productivo, con apoyo del sector público –a través de Corfo-, son mirados críticamente porque se piensa que no se obtienen resultados concretos o prácticos. El hecho e estar ya en la etapa de una planta piloto, que es la precursora a una producción industrial, creo que es muy importante en el desarrollo de este Consorcio”, dijo.

Esta modalidad de trabajo juega un rol fundamental para el desarrollo del país y para el avance a una etapa en que haya mayor valor agregado en las exportaciones chilenas, con mayor elaboración de nuestros productos naturales.

En esa perspectiva el rector de la Universidad Católica de Valparaíso manifestó que “en Chile no es tan frecuente como en el mundo desarrollado el trabajo conjunto entre las universidades y el sector productivo. En este caso, en los resultados que empezamos a visualizar hoy han participado importantes universidades con las empresas líderes del sector forestal chileno. En ese sentido es una muy buena señal de esta alianza que se debe producir”.

Por su parte, Eduardo Bitrán, coincidió en la importancia de alianzas entre el sector público, la academia y las empresas.

“Este es el resultado de un consorcio tecnológico que junta mundos que a veces cuesta poner a trabajar en conjunto. Este es un gran paso, es uno de los más exitosos consorcios universidad-empresa creados en los últimos 15 años, en términos de mostrar resultados tangibles y concretos. Lo que viene es el desafío de llevar lo aquí obtenido a una utilización comercial, un producto de alto valor agregado sofisticado. Para ello Corfo –que estuvo financiando este consorcio- está disponible para seguir colaborando de manera de llegar a mercado con productos de alto valor agregado”, sostuvo.

Luego de la ceremonia de inauguración, los asistentes visitaron la Planta Piloto donde el Dr. Rodríguez explicó los procesos que ahí se realizan.

Información de Ximena Cortés en Panorama UdeC.

volver



Otros articulos de Innovación