Organizaciones y centros cient铆ficos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2014-10-30

Estudian propiedades antinflamatorias de planta andina ancestral

Cient铆ficos de la UA comenzaron el estudio sobre esta planta luego de involucrarse con las comunidades originarias de los Andes chilenos y conocer sus medicinas tradicionales. Hoy, publicaciones cient铆ficas ISI avalan los resultados obtenidos tras varios a帽os de investigaci贸n. Escrito por David Pasten en Noticias Universidad de Antofagasta.

Las comunidades originarias de toda América del Sur guardan grandes secretos medicinales basados en una multitud de plantas que crecen únicamente en sectores de la Cordillera de los Andes. Así encontramos que Los Incas, por ejemplo, podían curar enfermedades tan complejas como insuficiencias cardiacas, problemas inmunológicos y todo tipo de infecciones, aplicando flores, cortezas y plantas propias de su entorno

Pero toda esta “farmacia andina” no surgió por generación espontánea, sino que fue fruto de años y años de observación, análisis y pruebas. Los pueblos andinos que quedaron bajo las fronteras del Estado de Chile también conocieron de esas riquezas naturales y las comenzaron a utilizar, y hoy en día aún las usan e incluso, buscaron y experimentaron con nuevas plantas.

Es el caso de la Lampaya medicinalis, (conocida popularmente como lampaya o lampayo) planta endémica que crece en la Puna de Atacama de la Región de Antofagasta -lugar único en el planeta desde el punto de vista fitogeográfico-. Esta planta fue una de las seleccionadas por los científicos del Laboratorio de Química Biológica del Instituto Antofagasta de la UA para estudiarla específicamente en cuanto a sus cualidades antiinflamatorias.

“Nuestra hipótesis es que las propiedades sanativas o curativas de algunas plantas son consecuencia de la bioelaboración de sustancias cuyas moléculas son bioactivas. Es decir, las plantas medicinales sintetizan moléculas que interactuando en receptores definidos modifican el funcionamiento biológico de los sistemas vivos, en particular del ser humano”, señala el director de ese laboratorio de la UA, doctor Glauco Morales.

El científico de la UA sostiene que en el caso específico de la Lampaya, las principales propiedades reconocidas y recomendadas son útiles para el tratamiento de afecciones renales, malestares de las vías urinarias y de la próstata, afecciones hepáticas, dispepsias, entre otras.

La investigación se desarrolló gracias al apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y al Fondo de Innovación para la Competitividad Regional, FIC-R, de la Región de Antofagasta. El equipo de científicos estuvo integrado además por los investigadores Adrián Paredes, Alberto Olivares y Jaime Bravo, profesores de UA, así como varios estudiantes de pre y post grado.

Toxicidad

Si los extractos de la Lampaya se utilizaran en la fabricación de medicamentos o como fitoterápicos, tendrían otro efecto positivo: su baja o nula toxicidad, pues se comprobó (en ratas de laboratorio) que aunque se administre extractos de la planta en muy altas dosis, esto no altera el funcionamiento de ninguno de los cinco órganos estudiados: hígado, riñón, pulmón, corazón y órganos sexuales.

“No afecta al hígado pues mantiene en niveles normales las concentraciones de las transaminasas hepáticas, principal indicador de daño hepático y tampoco altera la calidad, ni la forma, ni la arquitectura de los hepatocitos, o sea, de los células del hígado, que es uno de los órganos más expuestos a todo tipo de toxinas”, explicó el doctor Glauco Morales.

Lo anterior refleja el mayor impacto de los resultados de la investigación de los científicos de la Universidad de Antofagasta “de esta forma, nuestra investigación respalda la costumbre ancestral sobre las bondades medicinales de la Lampaya”, sostiene el científico.

Se debe precisar que los antiinflamatorios sintéticos no pueden utilizarse en tratamientos superiores a los 5-7 días pues producen efectos secundarios en los pacientes.

Antiinflamatorio

Los análisis señalan también que el extracto de Lampaya medicinalis contiene compuestos químicos capaces de disminuir el volumen de un edema, es decir, que actúa como antiinflamatorio. “En consecuencia su uso es recomendado como auxiliar sintomático y analgésico en procesos de dolores a las articulaciones y huesos. Su consumo rutinario debe mejorar el estado de bienestar general de la persona”.

Investigación

Hoy los investigadores de la UA se encuentran buscando los mejores mecanismos para proteger los buenos resultados obtenidos, junto con explorar entre las instituciones que se podrían interesar en generar un producto con valor agregado en base a Lampaya.

“Nuestros resultados fueron publicados por dos importantes revistas de reconocido prestigio científico indexadas en el sistema ISI y de alto factor de impacto. Me refiero a Biological Research y Bio Med Central Complementary and Alternative Medicine. Lo cual nos entrega el reconocimiento de la comunidad científica internacional”, concluye el doctor Glauco Morales del Instituto Antofagasta.

Escrito por David Pasten en Noticias Universidad de Antofagasta.

volver



Otros articulos de Ciencia