Organizaciones y centros científicos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2014-09-04

Investigadores UNAB buscan controlar la descomposición de la fruta

El patentamiento de este mecanismo se enmarca en la política de la Universidad de potenciar la transferencia de resultados de I+D al mercado global, fortaleciendo la innovación basada en ciencia. En Vicerrectoría de Investigación y Doctorado UNAB.

Investigadores de cuatro diferentes áreas de la U. Andrés Bello patentaron un revolucionario avance en bionanotecnología. Se trata de una técnica que por primera vez permitirá encapsular en un polímero diversos gases presentes en la naturaleza y generar un sistema de liberación controlada.

Los doctores Luis Velásquez, Director del Center for Integrative Medicine and Innovative Science (CIMIS), Danilo González, Director del Centro de Bioinformática y Biología Integrativa (CBIB), Reinaldo Campos, Investigador y Director del Laboratorio de Postcosecha del Centro de Biotecnología Vegetal y Rubén Polanco, Investigador de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Andrés Bello (UNAB), son quienes forman el equipo multidisciplinario que tras años de investigación ha logrado este importante avance científico.

En este sentido, para el doctor Velásquez es importante destacar la plataforma bionanotecnológica multidisciplinar que se genera al interior de la UNAB, lo que permite, como él señala “al trabajar en el borde de las disciplinas, que es un área no explorada, aparecen de forma espontánea conceptos innovadores y disruptivos, que realmente pueden cambiar una forma de producción”.

Aportes a la Agroindustria

La inquietud por encontrar una solución a los problemas que presenta el sector agrícola con respecto del manejo y el control de los procesos de maduración de la fruta motivó a este grupo de investigadores, que lograron conjugar tecnología utilizada en nanomedicina con aspectos agrícolas, permitiendo generar un mecanismo capaz de liberar en forma controlada diferentes tipos de gases asociados a la maduración y su control, presentando importantes ventajas con respecto a otros dispositivos.

Según el doctor Campos, las mejoras de esta técnica están a la vista “existen miles de gases y compuestos volátiles en la naturaleza que no se pueden ocupar en la agricultura porque son muy difíciles de transportar hacia los campos. Lo que se está haciendo con este nuevo producto es superar este impedimento, ofreciendo un formato versátil, seguro y barato”, explicó.

Uno de los principales impactos que tiene esta aplicación sobre la agricultura es que se podrá regular el proceso de maduración de las frutas durante su periodo de transporte, evitando su pérdida producto de la descomposición, logrando frutas con mejor forma, mejor aroma y más dulzor, es decir, se obtendrá un producto más apetecido, de alta calidad y tratado con material biodegradable, biocompatible, de bajo costo y aceptado por la FDA.

Aun cuando esta tecnología se creó pensando en la postcosecha con el objetivo de evitar la maduración y pudrición de la fruta; sus creadores dicen que las posibilidades que se presentan son muchas y podría utilizarse tanto en la etapa crecimiento de cultivo, como en cultivos anuales y en precosechas.

En este sentido, el doctor Danilo González, agregó que, si bien en este proyecto se pensó para aplicaciones relacionadas al transporte de frutas de exportación, “al poco andar nos dimos cuenta de que las aplicaciones agrícolas son infinitas y de uso global: Desde los cultivos de flores en Holanda hasta la producción de arroz en China”.

Investigación de clase mundial

“Por otro lado, dadas las bases conceptuales comunes de esta innovación con la biomedicina, resulta lógico que este avance pudiese tener un sinfín de aplicaciones en esta área, por lo que una segunda generación de esta tecnología estará enfocada en la biomedicina”, destaca el Dr. González.

Por su parte, Victor Sierra, Director de Innovación y Transferencia Tecnológica UNAB, valoró este nuevo avance y destacó su impacto, pues señala “se enmarca dentro de los objetivos del Plan de Mejoramiento Institucional: Fortalecimiento de las Capacidades de la Innovación Basada en Ciencia en el Ámbito de la Bionanotecnología, financiado por el Ministerio de Educación y que permitirá replicar avances como el presentado por este equipo de investigadores”.

“Con trabajos como éste, la UNAB está generando investigación de clase mundial, además de lograr tecnologías que tienen aplicabilidad en diversas áreas”, agregó.

El patentamiento de esta nueva tecnología abre un infinito abanico de posibilidades para futuras aplicaciones, ya que ésta podrá ser utilizada en diversos sectores industriales generando gran impacto en los procesos productivos.

En Vicerrectoría de Investigación y Doctorado UNAB.

volver



Otros articulos de Innovación