Organizaciones y centros científicos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2014-07-14

Académica PUCV desarrolla dispositivo para controlar plaga de polilla en frutas de exportación

María Fernanda Flores, del Instituto de Química, lleva a cabo proyecto financiado por la Fundación para la Innovación Agraria, en el que busca desarrollar un disruptor sexual que permita disminuir la presencia de Proeulia auraria en cultivos de arándanos, vid y manzanas. Por Claudio Abarca en Prensa UCV.

El 57 por ciento de los rechazos de arándanos chilenos destinados a exportación, se debe a la presencia de la Proeulia auraria. Se trata de una polilla endémica que ataca varios cultivos de interés para la fruticultura nacional, incluyendo otros como manzanas y uvas, desde las regiones de Valparaíso a la de la Araucanía, con mayor incidencia en las de O’Higgins y del Maule. Si bien el daño directo que provoca es más bien cosmético, su daño debido a su estatus cuarentenario es el que más preocupa al sector. Por ejemplo, en la temporada de exportación 2011-2012, generó pérdidas de al menos 370 mil cajas de manzanas.
 
Ello motivó a la doctora María Fernanda Flores, profesora del Instituto de Química de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, a formular un proyecto que busca desarrollar un disruptor que impida que el macho fecunde a la hembra, de modo de contribuir al control de la plaga. “Es un dispositivo que permite la liberación de grandes cantidades de feromona sintética, con lo cual se altera la comunicación en la especie, generando que el macho deba gastar gran energía en buscar a la hembra y mueran antes de copular”.
 
El proyecto, que dura tres años y es financiado por la Fundación para la Innovación Agraria, sigue el trabajo que ha venido desarrollando la doctora en ciencias mención Química junto al profesor Jan Bergmann, del mismo instituto, relativo a la detección y el monitoreo de la plaga. La nueva iniciativa tiene su foco en el control y cuenta con la colaboración de Tomislav Curkovic, académico de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, como director alterno.
 
Pruebas de campo y empaquetamiento tecnológico
 
“La disrupción sexual es confusión sexual”, explica Fernanda Flores, quien expone que “si usas esta técnica en los periodos apropiados, puedes disminuir la presencia de la plaga significativamente, lo que a su vez minimiza el daño económico producto de los rechazos”.
 
Agrega que el primer año, el proyecto se concentrará en estudiar y monitorear la plaga en cultivos de manzanas, uvas y arándanos, y en determinar mecanismos de disrupción de la especie. “El segundo año, desarrollaremos el disruptor y haremos pruebas de campo para evaluar su acción”, agrega la investigadora. El tercer año, finalmente, ella dirigirá una segunda temporada de pruebas de campo, así como el empaquetamiento tecnológico, es decir, el proceso de desarrollo de un producto tecnológico a partir del disruptor.
 
Dado el potencial económico de esta iniciativa, son tres las empresas asociadas: AgroAdvance, que desarrolla y comercializa productos agroquímicos; Arysta Life Science, la principal empresa de comercialización de semioquímicos, compuestos que median la comunicación química; y Control MIP, que comercializará el cebo para el monitoreo y la detección de la Proeulia auraria.
 
La Fundación para la Innovación Agraria financia 130 millones de pesos y las empresas, 33 millones.
 
Nota en Prensa UCV.
volver



Otros articulos de Innovación