Organizaciones y centros científicos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2014-01-29

CREAS trabaja en conocer la genética de la frambuesa Heritage

Investigación básica en genética, que luego es aplicada al mejoramiento productivo de nuestros principales productos de exportación: eso es lo que hoy está desarrollando el CREAS, uno de los centros regionales más destacados del país en investigación científica en alimentos. Para muestra: el trabajo de la doctora Lida Fuentes en la frambuesa Heritage, fruta que está entre las principales exportaciones del país y que hoy está entregando sus secretos. Extractado de nota de prensa elaborada por Eugenia Rivieri, Periodista del CREAS.

Desde inicios de siglo, Chile es uno de los principales productores del mundo de frambuesas. Sin embargo, las innegables condiciones de nuestro país para producir este y otros berries (y que nos sitúan en una posición privilegiada), también están siendo aprovechadas en otros sitios del orbe: poco a poco están apareciendo nuevos competidores, en especial de Europa Oriental.

¿Cómo evitar la pérdida de liderazgo frente a otros productores de frambuesas? Pues investigando y conociendo a fondo este fruto, en la búsqueda  de nuevas ventajas comparativas que se sumen al clima y la tierra.

En este trabajo está Lida Fuentes, investigadora del CREAS, quien estudia la variedad de frambuesa Heritage, la más producida en Chile. Doctora en biología celular y molecular, Fuentes está estudiando qué genes y hormonas producen los cambios en la pared celular de la frambuesa, intentando descifrar cómo la fruta regula su desarrollo.

“Mientras el fruto va perdiendo firmeza, se van activando genes que degradan la pared celular”, dice Fuentes. “Me interesa ver cuáles son estos genes involucrados en el proceso de maduración”.

Durante los últimos dos años, la doctora Fuentes ha ido determinando y almacenando los genes de la frambuesa que están relacionados con su maduración, dentro de una plataforma informática de información llamada “Rubus idaeus Transcriptome Database”. Utilizando estos datos, la investigadora actualmente se concentra en cómo controlar el proceso de maduración de la frambuesa, sometiéndola a distintos reguladores de crecimiento y maduración de la fruta.

De hecho, durante la cosecha de frambuesa 2014, y junto a la Unidad de Postcosecha del INIA La Platina, Fuentes está trabajando en someter la fruta a dosis de hormonas vegetales para luego compararlas con frutas control. De esta forma, estudia el efecto de hormonas como el etileno (que se encarga de la maduración) o auxinas (que regulan el crecimiento) para determinar cómo éstas afectan a la fruta.

Aunque aún no se han publicado resultados científicos, se espera que estas investigaciones permitan desarrollar sistemas que ayuden a controlar la maduración de la frambuesa, de forma similar a las que actualmente se utilizan en tomates o peras, entre otros.

Base de datos genéticos de la frambuesa

El trabajo de Fuentes es financiado por un FONDECYT de Iniciación que se encuentra en su tercer año, y uno de sus resultados más interesantes es la citada plataforma “Rubus idaeus Transcriptome Database” cuyo análisis se realiza en colaboración entre el CREAS y el Laboratorio de Bioinformática y Matemática del Genoma (LBMG) de la Universidad de Chile.

Además, la investigadora indicó que una de las proyecciones del trabajo de esta investigación es lograr la secuenciación a nivel de ADN de la frambuesa, lo que permitiría contar con marcadores moleculares y asistir el mejoramiento de los frutos.

Un ejemplo de estas proyecciones es el trabajo que desde hace años se realiza en el INIA La Platina, donde el uso de marcadores moleculares ha apoyado fuertemente el mejoramiento de la uva de mesa en nuestro país.

Fuente: CREAS, Centro Regional de Estudios en Allimentos Saludables.

Información de contexto: Odepa, Frutillas y moras procesadas: la irrupción de los otros berries

volver



Otros articulos de Innovación