Organizaciones y centros científicos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2015-08-12

¬ŅEs posible controlar nuestro cerebro mediante la luz?

El Dr. Andr√©s Ch√°vez, Investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valpara√≠so, CINV, abre nueva secci√≥n en plataforma Explora con columna sobre la ‚ÄúOptogen√©tica‚ÄĚ. Publicado por Explora.cl

Todas nuestras conductas se basan en la interacción entre millones de células nerviosas en nuestro cerebro llamadas neuronas. Esta comunicación nerviosa, es clave para la función armoniosa de nuestro cerebro y se cree que cambios en la eficiencia de estas interacciones son el resultado de muchas enfermedades neurológicas y neuropsiquiátricas como la pérdida de aprendizaje y memoria, el Parkinson, la depresión, y los trastornos del ánimo, entre otras.

Hoy en día existen muchas investigaciones sobre cuáles son los procesos que generan esta variada gama de enfermedades, pero estamos lejos de curarlas y se están convirtiendo en una de las epidemias del siglo XXI. No obstante, los científicos estamos integrando distintos tipos de conocimientos para tratar de ofrecer nuevas herramientas que mejoren nuestra capacidad para prevenir y tratar algunas de las enfermedades más comunes de nuestro cerebro.

Con el desarrollo de la “optogenética“, que en el año 2010 fue elegida por la prestigiosa revista científica Nature Methods como “el método del año”, podemos mediante la luz estimular proteínas o sensores moleculares específicos llamados canales de rodopsinas-2 (del inglés Channelrhodopsin-2), que naturalmente se encuentran en un alga u otros organismos unicelulares, pero que gracias a modificaciones genéticas pueden ser introducidas en neuronas específicas de nuestro cerebro que se pretenda activar.

De este modo, podemos controlar de manera precisa y durante un tiempo exacto, la comunicación entre nuestras neuronas. La optogenética ha transformado la neurociencia y hoy cada vez son más los investigadores que la están empleando con el fin de restaurar la visión dañada en modelos experimentales, poder controlar la epilepsia o para modificar patrones asociados a ciertas conductas entre otros ejemplos.Es por ello, que esta técnica representa una a puerta a innumerables inventivas que se podrían utilizar como herramientas en el estudio del cerebro. En nuestros laboratorios utilizamos la optogenética, para evaluar el comportamiento individual de ciertas neuronas en zonas específicas de nuestro cerebro, tanto en condiciones normales como en ciertas patologías como la ansiedad, el estrés crónico o la depresión. Con ello, esperamos contribuir a comprender las bases neurobiológicas de algunas de las enfermedades neurosiquiátricas más comunes de nuestra sociedad.

Es de esperar, que estas investigaciones complejas puedan tener un impacto en nuestra capacidad tanto para prevenir como para tratar algunas de las enfermedades más comunes de nuestro sistema nervioso central. Sin embargo, con cada descubrimiento un sin número de preguntas aparecen. ¿Es posible conseguir la iluminación profunda dentro del cerebro? ¿Es posible manipular el comportamiento humano al encender o apagar determinadas señales? El desarrollo de la optogenética es sólo el inicio.

Fuente: CINV

volver



Otros articulos de Innovación