Organizaciones y centros científicos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2015-01-16

Método ultrasensible permitirá detectar cáncer gástrico en forma precoz

Herramienta de nanotecnología que está desarrollando el Dr. Marcelo Kogan del Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas (ACCDiS), aumentará la sensibilidad para pesquisar agentes tumorales. El cáncer gástrico es la principal causa de fallecimiento por cáncer en Chile. Fuente: nota de Carolina Todorovic, periodista de Agencia Inés Llambías Comunicaciones.

Un método ultrasensible para la detección del cáncer gástrico, se está desarrollando en nuestro país, gracias a un equipo de científicos pertenecientes al Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas, ACCDiS, de las Universidades de Chile y Católica. Los estudios dirigidos por el Dr. Marcelo Kogan, se basan en el uso de la nanotecnología – estrategia mediante la cual, es posible manipular la materia a escala atómica y molecular- para la pesquisa y diagnóstico precoz de este mal, que en Chile es primera causa de fallecimiento por tumores malignos, en hombres y mujeres.

“Por tal motivo ésta es una área prioritaria de investigación para nuestro centro y los laboratorios de los doctores Andrew Quest, Alejandro Corvalán y Catterina Ferreccio”, señala Kogan. Para este científico, uno de los problemas actuales es que los métodos tradicionales para detectar el cáncer, no son lo suficientemente sensibles. “Sin embargo, con el uso de nanopartículas nuestra intención es poder pesquisar ciertas moléculas en el torrente sanguíneo, que son secretadas por células tumorales. Y con esta tecnología podemos encontrarlas aún cuando sean en escasa cantidad”, explica.

El investigador y académico de la Universidad de Chile, Marcelo Kogan, señala que para hablar de cáncer hoy en día, “se requiere del hallazgo de a lo menos cien mil células tumorales”. Sin embargo, con el método que él y su equipo están elaborando, es posible detectar pocas moléculas y células tumorales en un millón de células sanas, en fases previas a la formación del cáncer, siendo esto de gran ayuda para el manejo precoz de la enfermedad.

Marcador de cáncer gástrico y seguimiento de células

El proyecto biomédico de detección precoz, se potencia con el hallazgo de otro investigador de ACCDiS, el Dr. Alejandro Corvalán. El patólogo, es responsable de haber descubierto un marcador genético llamado Reprimo, cuya presencia se ha detectado en cáncer gástrico, tanto en fases iniciales como avanzadas. Los estudios que lo demuestran, están siendo aplicados en más de 1500 habitantes de Molina, con un 70% de efectividad en el rastreo de estas lesiones malignas.

Según explica el Dr. Corvalán, este gen les ha permitido comprender mecanismos celulares y  marcar la enfermedad en diferentes etapas, incluyendo aquellas muy tempranas, como la fase llamada “displasia”, en que apenas existen lesiones y resulta muy difícil pesquisar.

Otra línea de investigación con nanotecnología, se enfoca en el seguimiento de células tumorales circulantes, con el objeto de analizar su recorrido y posible sitio de colonización. Dicha línea es explorada en conjunto con el Dr. Andrew Quest, científico de ACCDiS y experto en cáncer.

Mejorando la sensibilidad

Estas herramientas se complementa además con el uso de Espectroscopía Raman, una técnica que está siendo explorada por el Dr. Ariel Guerrero, alumno de postdoctorado y colaborador de ACCDiS. En este proyecto participa además el Dr. Francisco Melo, de la Universidad de Santiago de Chile, entidad que también provee de infraestructura apropiada. “Mediante esta tecnología de espectroscopía, se envía luz a una muestra y ésta devuelve colores distintos, la cual nos habla del tipo de molécula. Esto, con ayuda de nanopartículas, hace que el rastreo sea más sensible aún en cuanto a detección”, comenta Ariel Guerrero. Para estos fines, una de las nanopartículas utilizadas por los científicos es el oro, ya que este metal tiene la propiedad de absorber energía y redispersarla muy eficientemente si se irradia con luz  infrarroja visible.

“Nuestra meta es que a futuro esta técnica pueda transformarse en una suerte de examen médico, que beneficie a la comunidad. Sin embargo, aún debemos validar adecuadamente este marcador”, señala el Dr. Guerrero.

Gracias al apoyo de la nanotecnología, se espera mejorar la sensibilidad para descubrir reprimo en las muestras biológicas.

“Con el método tradicional se llega a detectar mil copias de la molécula por mililitro de plasma. Sin embargo, nuestra idea es que podríamos detectar una copia por mililitro. Esto significa que estamos aumentando mil veces la sensibilidad”, señala el Dr. Marcelo Kogan.

Para los científicos de ACCDiS mejorar el diagnóstico es, sin duda, una eficaz forma de contribuir al manejo de esta patología, incentivando con ello el tratamiento temprano  y casi preventivo de la enfermedad. La preocupación también se basa en la alta agresividad y mortalidad que tiene este cáncer, que por lo demás, suele ser asintomático. Por el contrario, el gran problema se presenta cuando el paciente consulta al médico por molestias, momento en que el tumor generalmente ya se encuentra en un estado más avanzado y con riesgo de metástasis. De hecho, estadísticas señalan que alrededor del 80% de la población que posee estos tumores en estado avanzado, suele fallecer.

“Además, no debemos olvidar que en Chile existen más de 3000 muertes por cáncer gástrico al año”, señala el Dr. Kogan.

El Dr. Kogan espera poder unir la tecnología de la detección con la terapéutica, generando nanopartículas que sean capaces de pesquisar la célula tumoral y al mismo tiempo, atacarla de forma selectiva. Este sueño también está siendo investigado, con miras a convertirse en un innovador tratamiento para el cáncer, y con menos efectos secundarios.

Los estudios en laboratorio serán respaldados además, por la investigación de muestras biológicas que están siendo recogidas en la región del Maule. Este proyecto –cohorte- denominado MAUCO y que forma parte de ACCDiS, se extenderá por diez años con la finalidad de explorar en la población de estudio, una serie de factores asociados a la aparición y desarrollo de cáncer y patologías cardiovasculares.

Fuente: nota de Carolina Todorovic, periodista de Agencia Inés Llambías Comunicaciones.

volver



Otros articulos de Innovación