Organizaciones y centros científicos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2015-01-02

Cómo será el primer Parque Científico y Tecnológico de Chile

Las instalaciones ocuparán una superficie de 91 hectáreas contiguas a la Universidad de Concepción, donde se ubicarán empresas e instituciones vinculadas a la innovación, el desarrollo y la ciencia en un entorno que propiciará el respeto hacia medio ambiente. Fuente: Nota de Ximena Cortés publicada en Panorama UdeC.

El Parque Científico y Tecnológico del Bío Bío, cuyo financiamiento para la primera etapa fue aprobado ayer por el Consejo Regional, busca transformarse en un pivote del desarrollo de la Región mediante la instalación de empresas de base tecnológica basadas en el conocimiento en distintas áreas.

Al respecto, el Vicerrector de Investigación y Desarrollo UdeC, Bernabé Rivas, manifestó que la aprobación de los recursos, por más de 12 mil millones de pesos, es “un hito para nuestra Universidad y para la Región. Es una gran responsabilidad llevar adelante este desafío enorme. El financiamiento obtenido ayer significa la base para empezar a construir este sueño que partió en 2007”.

El Dr. Rivas agregó lo importante que es para la Región tener el primer Parque Científico y Tecnológico del país. “En eso nuevamente la región será pionera y, también nuevamente, será gracias a la comunidad, representada en su Gobierno Regional, y a la Universidad de Concepción”.

Por su parte, el director del Programa Parque Científico y Tecnológico, Pacyt, Marcelo Molina, destacó que esta iniciativa se basa en el modelo de parque anglosajón, que considera el desarrollo de infraestructura o plataformas tecnológicas adyacentes a centros universitarios.

De hecho, el Pacyt se desarrollará en 91 hectáreas del predio La Cantera y el Guindo –de propiedad de la UdeC-, de los cuales hay 24 hectáreas reservadas para las empresas, mientras que el resto son áreas verdes donde se incluyen dos lagunas artificiales, un relicto de bosque nativo, quebradas sin intervención y espacios de circulación.

Molina explicó que el modelo del Parque Científico y Tecnológico del Bío Bío quiere revertir el estado actual de la Región, relacionado con su baja competitividad, bajo desarrollo económico y social. “Hay que producir cambios estructurales y el Pacyt apunta a eso. De tal manera, la UdeC -volviendo a su misión fundacional que fue contribuir al desarrollo de la región- propuso al Gobierno Regional esta iniciativa y, haciendo una manifestación clara de cuál es el compromiso que tiene con la región, ha propuesto la creación de una corporación de derecho privado sin fines de lucro, que tendría como objetivo la gestión y administración del Parque”, dijo.

Los socios de esta corporación serán la Universidad de Concepción y el Gobierno Regional, señaló Molina, agregando que “en un afán inclusivo, ambos han decidido crear un directorio que será el organismo que conducirá los destinos de esta corporación, y en el cual se espera que participen representantes de la UdeC, del Gore, del Consejo Regional y de otras universidades, además de organismos públicos presentes en la región”. Este directorio será el encargado de decidir las empresas que se instalarán en el Parque, así como también la definición de los procedimientos administrativos y de servicios que el Pacyt deberá entregar a las empresas.

Algunos de los criterios que se aplicarán para seleccionar las empresas o usuarios que podrán acceder a la plataforma que se construirá son que la actividad económica que desarrollen sea intensiva en conocimiento, que atraigan talentos a la región, que generen empleo calificado, que generen inversión productiva, que parte de los ingresos los inviertan en investigación y desarrollo, y que los proyectos que desarrollen sean amigables con el medio ambiente.

En un período de 10 años se espera que haya 40 empresas instaladas en el Parque y que se dé trabajo, en forma permanente, a dos mil personas.

Si bien a cada empresa que se instale en el parque se le entregará -en comodato- un lote urbanizado para instalarse, el proyecto en sí considera la construcción de un edificio ancla donde se instalará la parte administrativa y de gestión, además de espacios de coworking, auditorios y otros servicios requeridos por las empresas.

Luego de la aprobación del presupuesto, los pasos que siguen son la formalización mediante la suscripción del convenio de ejecución con el Gobierno Regional. Posteriormente se deben redactar los estatutos de la corporación y actualizar todos los permisos sectoriales para permitir la urbanización, así como la licitación de las obras, que será efectuada por parte del MOP. Molina señaló que se espera que todo ello esté resuelto en el plazo de seis meses.

Fuente: Nota de Ximena Cortés publicada en Panorama UdeC.
 

volver



Otros articulos de Innovación