Organizaciones y centros cient铆ficos de excelencia que apoyan el trabajo de Infocyt



Publicado: 2014-12-15

Proyecto Cimaga: ciencia, mar y gastronom铆a

La iniciativa, que cumple tres a帽os de ejecuci贸n, y tiene como objetivo fomentar la valoraci贸n de la biodiversidad marina en los estudiantes a trav茅s de herramientas pedag贸gicas no tradicionales. Informaci贸n period铆stica de Ximena Cort茅s en Panorama UdeC.

Empanadas de sierra ahumada, mermelada de cochayuyo o calamares a la romana fueron algunos de los platos preparados por los 125 estudiantes de cuatro colegios de la Región del Bío Bío, uno de Calama y otro de Osorno, en la tercera versión del proyecto Explora Cimaga: ciencia, mar y gastronomía.

La directora de la iniciativa, Sandra Ferrada, manifestó que “todas las versiones de Cimaga han tenido relación con el uso de herramientas gastronómicas para incentivar y fortalecer el conocimiento de las ciencias del mar, particularmente de la biodiversidad marina entre chicos y chicas que tienen entre 9 y 12 años. Particularmente, este año nos ampliamos al resto del país porque hasta la segunda versión sólo habíamos trabajado en el Bío Bío”.

Con alumnos de colegios de excelencia académica, pero vulnerables, se desarrolló este proyecto que tenía entre sus objetivos principales identificar y reconocer organismos marinos para luego preparar folletos sobre esos organismos, sus usos y rectas gastronómicas.

El trabajo, explicó Ferrada, se desarrolló en cuatro talleres donde abordaron aspectos de zoología y biología de recursos, realizaron visitas y entrevistas en terminales y ahumaderos, de modo de reconocer el ecosistema marino, para terminar ideando y ejecutando los platos con la ayuda de los chef, liderados por Jerónimo Rosas, chef de Sonesta (asociado al proyecto, lo mismo que Inacap, que facilitó las instalaciones para el desarrollo de los platos por los jóvenes alumnos).

“El taller gastronómico se basó en que pudieran conocer la cocina internacional de diferentes partes del mundo”, explicó Jerónimo Rosas. De tal manera, los niños revisaron libros buscando recetas que les llamaran la atención para realizar. “Yo los invité a ampliar su paladar, buscando mostrarles más del mundo. Ellos estaban súper abiertos a probar y eso se notó en las clases gastronómicas donde probaron con platos rebuscados”, dijo.

La empanada de sierra ahumada es un buen ejemplo del enfoque del proyecto. “Es el trabajo que vamos desarrollando en la utilización de recursos que generalmente no están en los mercados. Los incitamos a que busquen la biodiversidad; que no sólo existe la merluza, el salmón y el congrio, sino que hay una variedad enorme de pescados de roca o de profundidad”, explicó el chef.

Información periodística de Ximena Cortés en Panorama UdeC.

volver



Otros articulos de Divulgaci贸n